¡Hablemos!

Densidad de población y patología social

Universo 25

¿Alguna vez de has preguntado qué ocurriría si la población mundial no dejará de crecer, cómo reaccionaría y nos afectaría al ser humano conductual y emocionalmente?

John B. Calhoun realizó un experimento en 1972 con ratones en un universo adaptado para ellos, creando un mundo ideal el “Universo 25” estaba perfectamente diseñado y con todas sus necesidades cubiertas e idílicas, comida ilimitada un paraíso dónde poder descansar sin depredadores, dónde sentirse seguros y poder vivir perfectamente, intentando recrear la analogía con los seres humanos…

Sin embargo, dicho paraíso termino convirtiéndose en el mismísimo infierno, se demostró como en la súper población algunas ratas hembras les resulto imposible llegar a término su gestación y las que lo conseguían en una alta probabilidad mataban o abandonaban a sus crías, llegando a una mortalidad infantil del 96 % y dónde los machos regulaban su stress practicando el canibalismo… De alguna manera, las ratas experimentales habían dejado de ser ratas, incapaces de tener relaciones sociales. Una especie de «primera muerte», ”Cuando a una población de ratones de laboratorio se les permite evolucionar en un espacio confinado, desarrollan patrones anormales y agudos de comportamiento que pueden llevar a la extinción de la población.”  John G.Calhoun.

El Universo utópico que se creó para compararlo con el comportamiento humano resultaba mucho más que inquietante.

 “Universo 25” se originó con 4 parejas de ratones, en un habita que procuraba su calidad de vida, la casa estaba adaptada con amplios recorridos dónde túneles, escaleras les conducían a sus camas y disponían de juegos adaptados a ratones, para su distracción y entretenimiento; se limpiaba con regularidad, y disponían de agua y alimento las 24 horas del día, libres de depredadores… a priori el resort ratuno era idílico, en el momento que comenzaron a procrear  y la población aumento el paraíso se iba trasformando en un verdadero infierno… a los 300 días habían 600 ratones y en el día 560 se podían contar en miles… a partir de ese momento la población comenzó a decrecer; el exceso de población se convirtió en el motor de la destrucción, los ratones se volvieron mucho más agresivos atacándose unos a otros, los machos fueron perdiendo su apetito sexual y pocas hembras quedaban embarazadas y las que lo hacían abandonaban a sus crías o las devoraban ; otros perdieron toda capacidad de relación social solo comían y dormían, se les llamo los guapos y fueron los únicos que sobrevivieron al primer colapso, pero poco a poco se fueron volviendo más apáticos y violentos hasta que el día 600 del experimento la colonia se extinguió..

John B. Calhoun afirmo que los ratones habían dejado de comportarse como ratones antes de su muerte y esto fue lo que originó la destrucción de su mundo idílico.

Este experimento da mucho que pensar… Los ratones lo tenían todo excepto espacio y tranquilidad…

¿Podría esto mismo pasarnos a los humanos??

¿Es posible que ya nos esté sucediendo??

Desde mi punto de vista como modelo de lenguaje, el experimento Universo 25, es un ejemplo interesante de cómo el comportamiento animal, puede verse afectado por el entorno en el que viven. El experimento ha sido objeto de debate y controversia, con algunas personas argumentando que el entorno artificial en el que se realizaron las pruebas no reflejaba las condiciones naturales y, por la tanto, no se pueden obtener conclusiones válidas extrapolares a la vida real.

En general, creo que el experimento Universo 25 es un ejemplo fascinante de cómo los animales pueden adaptarse y responder a su entorno, pero también nos recuerda la importancia de comprender los límites y la complejidad de los sistemas biológicos y ecológicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *