¡Hablemos!

 

Disfunción eréctil. 

La disfunción eréctil es un problema que afecta a muchos hombres en todo el mundo, se entiende como la dificultad o incapacidad de un hombre para lograr o mantener una erección suficiente para tener relaciones sexuales satisfactorias.

Hay varias causas posibles de disfunción eréctil, incluyendo problemas físicos (como enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad, tabaquismo, alcoholismo, enfermedades neurológicas y ciertos medicamentos) y factores psicológicos (como la ansiedad, la depresión y el estrés, la baja autoestima… entre otros.). Con frecuencia la disfunción eréctil puede ser una combinación de factores físicos y psicológicos.

¿Terapia psicológica en la Disfunción eréctil?

La terapia psicológica es una opción de tratamiento efectivo para la disfunción eréctil causada por factores psicológicos. En la terapia el psicólogo/sexólogo clínico trabajará con el paciente para explorar los factores subyacentes que pueden estar contribuyendo a la disfunción eréctil.

¿Cuál Tratamiento para la Disfunción eréctil?

    • El tratamiento puede incluir técnicas de terapia cognitivo-conductual (TCC), que pueden ayudar al paciente a identificar y cambiar patrones de pensamientos negativos y a aprender a manejar mejor el estrés y la ansiedad. (La función sexual está controlada por el sistema nervioso central en diferentes niveles corticales, y la disfunción sexual puede ocurrir por alteraciones en cualquier punto de dichos sistemas (Haslam, 1982). La actividad genital y otros tejidos eréctiles están mediados por el sistema nervioso parasimpático. Tanto el orgasmo como la eyaculación están bajo el control del sistema nervioso simpático. En condiciones fisiológicas, los dos sistemas están en equilibrio, pero puede haber un desequilibrio en las situaciones de respuesta de ansiedad. En los hombres se asocia con la incapacidad para mantener una erección o eyaculación precoz, , Haslam (1982) explicó que las respuestas sexuales y de ansiedad pueden ser inhibición parasimpática y activación simpática.(Pérez, 1992).
    • También puede incluir la terapia de pareja, que puede ayudar a mejorar la comunicación y la intimidad en la relación, lo que a su vez puede reducir la ansiedad y mejorar la función eréctil.
    • La terapia psicológica para la disfunción eréctil puede requerir tiempo y paciencia por parte del paciente. Sin embargo, para aquellos que están dispuestos a trabajar en su problema, la terapia psicológica puede ser una forma efectiva de abordar la disfunción eréctil y mejorar la calidad de vida sexual y emocional.
    • Algunas opciones de tratamiento incluyen farmacoterapia oral, terapia de inyección, terapia de vacío, terapia de ondas de choque y cómo última opción la cirugía.

Es importante contactar con profesionales especializados de la salud, para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *