¡Hablemos!

 

Orgasmo Femenino I

Sin culpa, con conocimiento y sin estereotipos. Así se tiene que vivir el orgasmo femenino, que aunque no tiene porqué convertirse en el propósito y objetivo principal de la conducta sexual, sí forma parte importante de nuestro camino en la búsqueda del placer y autoconocimiento.

¿Qué es el orgasmo?

La investigación no encuentra distinción entre orgasmo masculino y femenino, en los dos casos se trata de liberación de la tensión sexual generada por la sensación subjetiva máxima del placer; cada un@ de nosotr@s vive, experimenta su orgasmo de forma y sensaciones muy diferentes.

¿Cómo puedo obtener un orgasmo?

Lo que resulta evidente para la investigación es que la experiencia orgásmica femenina es multifactorial, el hecho que el orgasmo de la mujer no intervenga en la procreación unido a la influencia de una sociedad con una cimentación profundamente machistas ha sido determinante, para que la mujer mantuviera durante siglos, hasta fechas recientes, una actitud fluctuante en la vivencia de su sexualidad entre los roles de impasividad y victimismo.

Resulta necesario concienciar de la importancia de una psicoeducación en salud sexual y educación sexual, para el desarrollo de una sociedad psicosexual segura y sana.

¿Cuáles son los factores determinantes que dificultan la plena satisfacción sexual de la mujer?

    • El desconocimiento del cuerpo de la mujer y de su sexualidad.
    • La desmesurada orientación de una gran parte de los hombres por el “coitocentrismo”.
    • El desconocimiento y obviar los ritmos sexuales de cada uno de los miembros de la pareja, hace que una gran parte de la población femenina en algún momento de su vida presente dificultades, para alcanzar el orgasmo.
    • Es importante destacar el aspecto emocional en la vivencia de la sexualidad femenina, dónde la atracción por el estímulo erótico es una de las bazas fundamentales.
    • Una gran parte de estas dificultades son porque se intentan llegar al orgasmo, exclusivamente a través de la vagina, o de una escasa e incorrecta estimulación del clítoris.
    • Resulta sustancial una buena comunicación entre los miembros de la pareja que ayuden a mejorar los posibles conflictos.
    • El autoconocimiento es vital, para poder identificar los deseos de la persona (educación psicosexual), para sí misma y poderlo trasmitir a su pareja.
    • Elemental dedicar el tiempo necesario a los preliminares, en dónde hayan caricias, afecto, atención, sensibilidad. (Todo esto favorece que se vaya rebajando tanto la activación de corteza cerebral, como del sistema nervioso Simpático y reactivando el sistema nervioso Parasimpático, junto a la activación del sistema límbico, favoreciéndose las conductas más instintivas y emocionales necesarias) permitiendo de está forma rebajar el estrés y la ansiedad, aumentando la excitación y la probabilidad de alcanzar el orgasmo.

Es fundamental educar en conocimientos psicosexuales para que observe cómo reacciona su cuerpo frente a desterminados estímulos, se explore, se conozca, entrenando la capacidad de fantasear e imaginar, jugando con su mente, desarrollando fantasías sexuales, para que así de esta forma sea capaz de saber qué es lo que realmente quiere y pueda desarrollar su poder erótico.

De esta forma irá aprendiendo a exponerse de forma más adecuada a sus preferencias.

Disfrutando de una relación sexual más simétrica y satisfactoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *