¡Hablemos!

 

Cáncer y Estrés II   

Los cuerpos duelen las personas sufren

“Los que sufren no son los cuerpos, son las personas”

Eric Cassell

En La Intervención psicológica en personas que se encuentran atravesando un proceso canceroso, no existe un protocolo básico, en primer lugar será cuidarle, trabajando en la medida de lo posible las perdidas asociadas a la enfermedad, es decir cada vez que sufrimos una pérdida tenemos que hacer un duelo,(como en todas las enfermedades crónicas, degenerativas); pérdida de identidad, pérdida de control, pérdida de relaciones, pérdida de experiencias sexuales en el futuro, pérdida de la imagen de sí mismo, pérdida del estilo de vida, pérdida de la capacidad de procreación, pérdida del proyecto vital o de futuro, pérdida del sentimiento de igual de condiciones, pérdida/modificación del esquema de valores prioritarios.

Es prioritario ayudar al paciente oncológico a sufrir menos y aprender más, a convertir la experiencia en aprendizaje, que la experiencia les permita el aprendizaje de cambiar de vida, cambiar estilos de vida y modificar patrones de conducta disfuncionales.

Las principales causas de sufrimiento en el paciente oncológico son:

El dolor, Sufrimiento: pérdida o interrupción en la sensación de integridad (“wholeness”), Yo insatisfecho: sensación de fracaso o frustración, Sentimientos de culpabilidad, Falta de comunicación eficaz (interrupción en relaciones), Pérdidas graduales, Deterioro físico, Sentimientos de impotencia e inutilidad, Disminución de la autoestima, Pérdida de la dignidad e intimidad, Re-traumatizaciones.

El diagnóstico de cáncer, supone un shock una crisis, por lo que una vez escuchado vamos a enfocarnos en el tratamiento de esa crisis:

    1. Primera fase: Centrarse

Tomar posesión de uno mismo, reconocerse responsable (“el responsable”, no culpable) ¿Qué hago yo ahora?

    1. Segunda fase: Mantener la calma

No perder tiempo ni energía en empeorar las cosas, Técnicas sencillas de relajación, Mindfulness, cuidar el ciclo sueño-vigilia, alimentarse bien, Binomio riesgo/beneficio: Ansiolíticos.

    1. Tercera fase: Minimizar el daño.

Dos errores extremos frecuentes:

    • Negar el daño y dejarse arrastrar por el sufrimiento, el lamento, la culpa.
    • Gestión del daño: Decidir qué hacer, Mantener la decisión, Reforzar capacidades no exploradas: aprender de la experiencia.
    1. Cuarta fase: Comprender la situación.
    • Clarificar el comportamiento de los demás
    • Evaluar el feed-back de su conducta
    • Repartir equitativamente las cargas
    • Decidir la propia condición: Víctima/luchador.
    1. Quinta fase: Actuar, no reaccionar.
    • Reacción: respuesta automática de intencionalidad inconsciente a otras acciones o acontecimientos.
    • Proacción: Acción deliberada, consciente, cuyo objetivo es ser causa de determinado acontecimiento o reacción.  Actuar teniendo en cuenta las consecuencias de los propios actos
    1. Sexta fase: Aprender a ser agente de estabilidad.
    • Empatía y ecpatía: capacidad de ponerse en el lugar del otro y capacidad de ponerse en el propio.
    • El manejo de la crisis en terapia como “experiencia emocional correctora”
    • Legitimar la ansiedad, depresión y otras reacciones emocionales desadaptativas.
    • Facilitar la adaptación a la enfermedad induciendo un estilo de afrontamiento positivo.
    • Promover en los pacientes un sentido de control personal sobre sus vidas y una partición activa en su tratamiento.
    • Desarrollar estrategias de resolución de problemas para ocuparse de los relacionados con la enfermedad.
    • Facilitar la comunicación del paciente con su pareja y otros miembros familiares.
    • Estimular la participación en actividades y mejorar relaciones sociales.

Al menos 1 de cada 4 pacientes de cáncer necesitan apoyo psicológico.

Son muchas y variadas las situaciones de estrés a las que quedan expuestos pacientes y familiares: exploraciones médicas, espera de resultados, confirmación del diagnóstico, intervenciones quirúrgicas, quimioterapia o radioterapia, controles anuales… (Dra. Ana Aneiros, Hospital Marina Baixa.)

Podríamos pensar en la posibilidad de implementar otras formas de intervención, pasada la fase aguda, aprovechar la crisis, para actuar sobre el Patrón de Conducta tipo C y desarrollar crecimiento postraumático, para “permitir” el cambio a la salud. (Dr. José Luís Marín)

La intervención psicológica pretende:

      • Mantener o recuperar la calidad de vida que está siendo afectada por la enfermedad o su tratamiento a distintos niveles: familiar, social y psicológico-emocional, sintomatología física, autonomía y hábitos cotidianos.
      • Responder a las necesidades psicológicas que presentan el paciente en las diferentes fases de la enfermedad.

Adoptar estrategias efectivas para manejar el estrés y mejorar el bienestar emocional puede tener un papel significativo en la prevención y el tratamiento del cáncer, además de mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por esta enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *