¡Hablemos!

 

Disfunción eréctil I 

En los dos siguientes artículos vamos a intentaros resolver, las dudas más frecuentes presentadas

¿Cuáles son las causas psicológicas más comunes de la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil puede tener diversas causas psicológicas, las más comunes son:

1.- Ansiedad: la ansiedad es una causa común de la disfunción eréctil. La preocupación excesiva por el rendimiento sexual, las presiones laborales, financieras o personales, y otros factores estresantes pueden afectar negativamente el rendimiento sexual. 

2.- Depresión: La depresión puede afectar el deseo sexual y la capacidad para lograr una erección. Los cambios químicos en el cerebro pueden causar trastornos del estado de ánimo que influyen en la respuesta sexual.

3.- Baja autoestima

¿Qué opciones de tratamiento existen para la disfunción eréctil?

Hay varias opciones de tratamiento disponibles para la disfunción eréctil, tanto medicas como de terapia psicológica.

Opciones medicas las opciones más comunes son:

1.- Medicamentos orales: El Sildenafilo (Viagra), Tadafafilo (Cialis) y Vardenafilo (Levitra) que son inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5(PDE5) y son efectivos en aproximadamente el 70% de los hombres con disfunción eréctil.

2.- Ondas de choque: Las ondas de choque son una terapia que se ha utilizado para tratar la disfunción eréctil. Se conoce como terapia de ondas de choque de baja intensidad (TOC); La TOC funciona mediante la aplicación de ondas de sonido de alta frecuencia a través de la piel del pene, estas ondas de sonido ayudan a estimular el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos y mejorar el flujo sanguíneo del pene.

Uno de los estímulos que ofrece la TOC es el de estimular la liberación de óxido nítrico es los tejidos del pene. (el óxido nítrico es una sustancia química que ayuda a relajar los músculos lisos en los vasos sanguíneos del pene, lo que permite un mayor flujo sanguíneo y una erección más firme.

La TOC es una terapia relativamente nueva y no todos los estudios han mostrado resultados consistentes, sin embargo, algunos estudios han encontrado que la TOC puede ser efectiva para la DE en algunos pacientes.

Es importante tener en cuenta que la TOC no es adecuada para todos los pacientes con DE y que se necesita más investigación para poder determinar la eficacia a largo plazo de esta terapia. Si está considerando la TOC para la DE, debe hablar con su médico para determinar si esta terapia es adecuada para usted.

3.-Terapia de inyección peniana: El fármaco Alprostadil es una medicación que se inyectan en el pene para aumentar el flujo sanguíneo y producir una erección, siendo una opción efectiva para las personas que no han alcanzado los resultados deseados con otros tratamientos.

4.- La cirugía para la disfunción eréctil es una opción terapéutica que se considera en casos de disfunción eréctil grave o cuando otras terapias no han funcionado, existen varias opciones de cirugía disponibles, para tratar la DE, pero cada opción tiene diferentes riesgos y beneficios.


Una opción de cirugía para la disfunción eréctil es la colocación de una prótesis peneana, esta cirugía implica la colocación de un dispositivo mecánico en el pene para permitir una erección controlada.

Existen dos tipos principales de prótesis de pene:

  • Las prótesis inflables: Son más populares porque permiten una erección más natural y discreta. 
  • Las prótesis semirrígidas: pueden causar una erección permanente y en algunos pacientes les puede resultar incómodas.

Otra opción quirúrgica es la revascularización del pene, este procedimiento implica la reconexión de las arterias del pene para aumentar el flujo sanguíneo al pene. Sin embargo, la efectividad de este procedimiento es limitada y no se recomienda para todos los pacientes; existen también opciones de cirugía para tratar la causa subyacente de la DE, como la cirugía para corregir una obstrucción en las arterias que suministran sangre al pene o para corregir una deformidad del pene.

Es importante tener en cuenta que la cirugía para la DE puede tener complicaciones, como infección, hemorragia, daño nervioso y Disfunción Eréctil persistente después de la cirugía, por lo tanto, la cirugía debe ser considerada cuidadosamente y debe discutirse con un urólogo especializado en disfunción eréctil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *